Make your own free website on Tripod.com

EL BIEN DE DIOS

Es muy importante realizar plenamente que la intención de Dios para cada uno de sus hijos es la abundancia de toda cosa buena y perfecta. Él creó la Perfección y revistió o invistió a cada hijo con ese mismo Poder. Todos podemos crear y mantener la Perfección, y expresar Dominio Divino sobre la Tierra y todo lo que ella contiene. La humanidad fue creada a imagen y semejanza del Padre y la única razón por la cual no manifiesta su Dominio es porque no esa su autoridad Divina. Aquello con que cada individuo está dotado y con lo cual debe gobernar el mundo. Así, no está cumpliendo la Ley del Amor al no derramar Paz y Bendición a toda la creación. Esto ocurre porque no se aceptan ni se reconocen a ellos mismos como lo que son, Templos del Dios Viviente. Tampoco saben que este reconocimiento debe mantenerse eternamente. La humanidad en su presente y aparente limitación de tiempo, espacio y actividad, está en el caso de la persona que necesita, y si alguien le extiende lo que necesita, y ella no se acerca a recibirlo, ¿cómo va a gozar del beneficio? La masa humana está en este grado de conciencia hoy, y continuará en ella hasta que acepte que el Dios que lleva en su corazón es el Dueño, el Dador y el Hacer de todo el Bien que puede entrar en sus vidas y mundos.

El ser personal de cada uno tiene que reconocer completa e incondicionalmente que la actividad exterior humana no tiene nada propio. Hasta la energía es irradiada al ser personal por el Gran Ser Divino Interior.

El Amor y Alabanza del Gran Ser Interior y la atención enfocada y mantenida en la Verdad, la Salud, la Paz, el Suministro Divino y la Libertad, o cualquiera otra cosa que sea necesaria para tu uso, si son mantenidas persistentemente en tu conciencia (pensamiento y sentimiento) serán manifestadas, tan absolutamente, como existe la Gran Ley de Atracción Magnética en el Universo.

 


INDICE 

Volver al Indice

ACTUALIZADA
26-05-2002